Anghelina: “Me gustaría que mi esposo descubriera que la vida continua”

Han transcurrido 13 días del implante con células madre que realizara el Dr. Jorge Tuma Mubarak en la clínica Maisón de Santé de Surco. El procedimiento fue aceptado de manera favorable por Fernando, sus mismas células madre extraídas de la médula fueron luego introducidas desde la ingle hasta la altura del cuello mediante un catéter y de ahí se irrigó toda la zona afectada del cerebelo.

“Que tenga paciencia, los infartos cerebelosos son lentos de recuperar y, muchas veces, se ven las diferencias entre los 6 a 12 meses. Confiemos y que sea positivo”, con estas palabras se despidió el Dr. Tuma de Fernando y Anghelina. “Él (Fernando) debe aprender a ser paciente y continuar como siempre con su rehabilitación”, añadió el galeno.

Anghelina señala que el médico dejó muy claro que el método practicado a su esposo no es curativo, sino que es regenerativo por lo que depende del mismo organismo del paciente para lograr la ansiada recuperación.

Por lo pronto, Fernando tiene constantemente mareos los mismos que, según señaló el médico, son difíciles de mejorar.  Es así que los días transcurren entre la ansiedad y angustia de Fernando, su enojo y tristeza de sentir que no hay mejoría. “A él le hubiera gustado ver alguna mejoría en las primeras semanas pero no es así”, afirma Anghelina.

“Lo que Fernando necesita es ayuda psicológica pero esta se hace imposible pues él no quiere saber nada de psicólogos.  De mi parte agoto todas las formas para lograr un cambio positivo en la actitud de mi esposo pero es en vano”, afirma Anghelina quien añade que “me gustaría que Fernando descubriera que la vida continúa aún con su discapacidad, que el sentido de estar en este mundo va más allá que el estar de pie y hablar, que la vida no se agota porque no puedes ir a trabajar…”.

Por otro lado, la señora Lavalle siente que no debe dejarse caer porque tiene otra responsabilidad muy grande: su hijo Salvador.

“Sólo deseo que Dios permita a Fernando salir de ese infierno que se torna su vivir y que Dios me perdone por no poder seguir acompañando en su amargura y desolación; su estado de ánimo es enfermante para cualquiera y yo tengo que estar bien porque tengo una gran responsabilidad que es Salvador, nuestro hijo de 4 años”, afirma Anghelina.

En ese sentido, afirma, “no todo puede girar en torno a mi esposo, sobre todo, cuando él sabe cuánto se hace por su mejoría, cuántos amigos y familiares se unieron, de nuevo, para conseguir la suma de dinero para el tratamiento con células madre. Espero que Fernando ponga de su parte para que pueda conseguir la tranquilidad”.

Anghelina volvió a agradecer a quienes siempre están presentes con una llamada, un mail, un inbox, una mirada, un fuerte abrazo, o simplemente los buenos deseos. Dios los bendiga a todos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Anghelina: “Me gustaría que mi esposo descubriera que la vida continua”

  1. Maria Antonieta, (Marita) dijo:

    Anghelina linda, fuerza sigue adelante, entiendo que es difícil pero se podrá con la gracia de Dios, cada día que empieza es una esperanza. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s